El copywriting no es fácil. Que una página de ventas, home o sobre mí queden atractivas, con textos que enganchen al lector es difícil. Cuando nos formamos en copywriting hacemos este tipo de práctica, pero si queremos un negocio online no nos queda más remedio que redactar nuestras propias páginas. Ahí la tienes: tu página en blanco.

Parece que redactar para ti va a ser muy fácil pero todo es ponerse para darse cuenta de que no lo es. Cuando Eloy me pidió el contenido para la web sudé más tinta de la que quería haber sudado. Yo pensé que era más fácil. Venga a darle vueltas. En menudo lío me he metido.

La premisa número 1 es parece muy obvia pero te la digo para que no se te olvide: cree en ti y en tus capacidades.

NO QUIERO SER COMO LOS DEMÁS

Esa fue la constante que llevaba en mi cabeza a la hora de redactar mis propias páginas. Ya empezamos a ser unos cuantos en esto del copywriting y de alguna manera tenemos que diferenciarnos unos de otros. ¿Te han dicho alguna vez que te ven como a uno más del montón? Espero que no te lo digan nunca porque es una de las frases que más molestan cuando eres profesional freelance.

La verdad es que le di muchas vueltas. Como ya somos muchos, las recomendaciones que nos hacen empiezan por la especialización. Si te especializas en un nicho de mercado, ha de ser en uno donde se valore a los copywriters y sea rentable.

A mí me hubiese gustado especializarme en algo relacionado con mis estudios, pero no cayó esa breva porque no son sectores rentables (al menos hasta lo que yo sé). Entonces tampoco había ningún nicho que realmente me gustase.

La especialidad en cuanto a actividad… tampoco me llamaba mucho la atención especializarme en algo muy concreto. Yo disfruto tanto del copy como de la redacción. En fin, habría mucho que hablar de todo esto y no voy a tratarlo aquí.

Pero bueno, hay que empezar por algo y empecé por la página “sobre mí”, la que a priori consideré más amena.

La página en blanco “Sobre mí”: la más fácil aparentemente…

Empecé por la página “sobre mí”, que de entrada me pareció un poco más fácil porque me permitía ser más yo. Para redactarla seguí el esquema del curso Súper About Me de Javi Pastor. Hace tiempo que lo compré y lo utilizo como guía para redactar estas páginas. Creo que se ha convertido en un imprescindible para copywriters y muchas otras personas.

Me lo tomé en serio, como si estuviera trabajando para un cliente y respondí el cuestionario del cursillo. Mi idea era que se vieran aspectos sobre mí, tanto profesionales como personales. Parece tontería, pero me daba respeto el hecho de no tener el perfil de letras puras que tiene mucha gente en el mundo de la redacción y el copy. Hasta que dejé de volverme loca. Antes hecho que perfecto.

 

Y luego vino la madre del cordero: las páginas de ventas.

La página en blanco sobre el servicio de marketing de contenidos: tratando de explotar la experiencia previa

Comencé por el servicio de redacción. Tampoco fue fácil pero me sentía más segura porque ya había estado 3 años escribiendo un blog y casi el 100% de las visitas me acabó viniendo de Google.

Vale, era un blog de Trabajo Social, no tiene el mismo interés que las redes sociales y el SEO, pero había conseguido ponerme el maillot amarillo y estar arriba para algunas palabras clave. Por tanto, lo mejor que podia hacer era mostrar todo lo conseguido en los años de trabajo con mi blog. Por eso inserté las gráficas de Semrush.

Para sacar adelante el texto de este servicio pensé en mí, en lo que supuso para mí tener un blog, por qué fue un acierto y lo que creo que los demás pierden por no tenerlo.

La página en blanco del servicio de copywriting: rompiéndome los sesos para plasmar mi personalidad

Si no hubiera copywriters nos quejaríamos de la falta de referencias. Pero, como comenté al principio, no es esto lo que sucede sino que ya somos unos cuantos y hay que hacer lo que ser por deferenciarse.

Personalmente, lo veía difícil. El servicio de copywriting que quería ofrecer no era ninguna novedad. Entonces, ¿cómo se hace para no sonar como los demás?

La mejor manera de no sonar como los demás es que “todo venga de dentro”, como dice Fito Cabrales.

Justo en ese momento apareció delante de mí una persona diciendo precisamente esto: que para distinguirnos de los demás todo tiene que venir de dentro. Y además era copywriter, una chica a la que tenía vista y me encantaba.

¿Quién será?

Y ahora es cuando baja por las escalera… ¡María Bolívar! Daba un taller de 3 horas en el que enseñaba a redactar una página de ventas. Me apunté y me gustó mucho. Pero bueno, no fue ninguna sorpresa. Ya sabía que me iba a gustar.

Después de escucharla me puse en serio con la página del servicio de copywriting, intentando ese difícil equilibrio entre ser yo y parecer profesional. Me centré en lo que es para mí el copywriting, cómo explicar sus beneficios con mis propias palabras y tratando sobre todo de dar confianza.

Lo mejor de todo es que María repite el taller el día 27 de septiembre, así que a quien le apetezca… ahí tiene mi testimonio. Antes comento una cosa: lo enlazo porque me da la gana y a mí me gustó mucho.

El deseo de tener una home rompecorazones

Antes de leer lo que viene aquí, levántate y muévete un poco.

Después de que te hayas detenido un poco para mover el esqueleto, te lo repito. La home tiene que ser una rompecorazones. Ojo, no como la rompecozacones de la canción, sino todo lo contrario. La canción está para que bailes y que te quedes con la palabra o el concepto 😀

Como guía para la home también tenía el esquema que nos dio Javi Pastor es su curso Adopta un copywriter. La home puede llevar muchas cosas:

  • Titular.
  • Frase inicial con tirón.
  • Foto.
  • Formulario para captar suscriptores junto con el anuncio a tu lead magnet.
  • Tus servicios.
  • Testimonios.
  • Páginas web/medios donde has aparecido.
  • Algunas entradas relevantes del blog.
  • Un pequeño avance que enlace con tu página “sobre mí”.

Los puntos en negrita son los más importantes. Los demás no los he remarcado porque quizá haya personas que se acerquen por aquí y no tengan lead magnet, por ejemplo, aunque si no lo tienen no estaría mal que se lo plantearan. Asimismo, algunos de los puntos detallados no son tan imprescindibles en la home.

No todo el mundo tiene la foto en la cabecera de su web. Yo sí vi importante tenerla porque quiero que mi negocio se identifique conmigo. No quiero que tengan que rebuscar por ahí para saber quién soy. ¿Que no me conoce ni el tendero de la esquina? Me da igual. Ya me conocerán.

La frase inicial que escribí salió de lo que yo sentía al leer los textos de los copywriters.

La página en blanco dinámica para marcar la diferencia: el blog

Ya te he contado la experiencia con mi otro blog y por eso me hacía tanta ilusión tener un blog de copywriting. Pero volvemos a lo de siempre: ¿cómo no ser como los demás en un sector tan competitivo como el del marketing online?

Lo primero que me vino a la cabeza es que yo no iba a ser de esas personas que hacen un revoltijo de varios posts para sacar sus contenidos. ¿Por qué? Porque esa no soy yo. Mis contenidos serían prácticos, pasados por mis conocimientos y mi experiencia.

Otra cosa que me vino a la mente es que, después de más de 3 años leyendo sobre temas relacionados con el marketing online estaba hasta el gorro de las imágenes de stock. Estonces decidí hacerme las mías propias y de esa idea salieron mis cómics, con bocadillos, como a mí me gustan. En este post no hay cómics sino vídeos musicales, pero volverán los cómics, ya lo creo que volverán.

En definitiva: a mí me gusta leer un post y pasar un rato agradable. Por eso quiero que los demás también pasen momentos agradables cuando se acerquen a mi blog.

¿Lo estoy consiguiendo? ¿Qué opinas?

¿Tienes páginas en blanco revoloteando por ahí?

Es muy difícil porque cada uno somos un mundo, pero espero haberte ayudado un poco a superar esto de la página en blanco. Seguro que lo consigues.

Escrito por: Carolina Lacruz. Categoría: General.

Comparte este artículo:

2 respuestas a “Cómo me enfrenté a mi página en blanco”

  1. Es curioso comprobar que escribir para tu propio proyecto siempre resulta más difícil (y no importa la experiencia que tengas en la materia, les pasa también a los top mundiales).

    Se suele decir que cuando estás dentro del cuadro, no puedes ver con perspectiva las cosas.

    Un abrazo.

    Néstor

    • Carolina Lacruz dice:

      Hola Néstor,
      pues sí, falta esa perspectiva. Aunque es en parte contradictorio ya que cada uno es el que mejor conoce su propio negocio.
      Gracias por comentar 😀
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ebook estrategia empresarial - Carolina Lacruz

Lanza tu web a las estrellas

Recibe gratis este ebook con una estrategia empresarial para que tu negocio online vaya siempre hacia arriba.
Especialmente orientado para copywriters.